Novedades editoriales: febrero y marzo

Berta Gómez Santo Tomás / Anabel Alcázar Llamas

The Travelling Companion - Augustus Leopold Egg

Parece que poco a poco dejamos atrás el invierno. Las Navidades ya son un recuerdo lejano y la primavera parece más real que nunca. Volvemos con nuestra selección editorial; esta vez, de lo mejor que ha pasado en febrero y lo que nos espera en marzo. Aquí hay libros para todas, desde las amantes de la poesía surrealista hasta las fans de la novela gráfica: editoriales pequeñas pero brillantes, sellos nuevos de cómic, la esperada reaparición de Eva Baltasar y nuevos relatos sobre la maternidad.



Boulder

Eva Baltasar_Club Editor_Literatura Random House


El 11 de marzo estará en librerías la esperada segunda parte de la trilogía que Eva Baltasar empezó con Permagel, uno de los libros que más dio que hablar en 2018. En esta nueva novela la autora continua con el estilo que ya anunciaba en la primera parte: un poético monólogo protagonizado por una mujer que odias y quieres a partes iguales. Lo que sí cambia por completo en Boulder es el tema que guía la narración; si en Permagel se definía como pocas veces la experiencia lésbica, Boulder se centrará en la maternidad, abordada sin rodeos ni florituras. Eva Baltasar explicará aquí las envidias que generan los apegos de los hijos, la maternidad como una intromisión en la pareja y la esclavitud que supone ser madre hoy en día.



La condesa sangrienta

Valentine Penrose_WunderKammer_Traducción: Mª Teresa Gallego Urrutia y Mª Isabel Reverte


La pequeña editorial WunderKammer, especialista en rescatar joyas ocultas, recupera en dos ediciones la obra de la poeta Valentine Penrose. Nacida en 1898 en Francia, Penrose se movió en los círculos surrealistas de París y Londres. Su obra está marcada por un profundo interés en el esoterismo, la adivinación y la astrología, y su poesía está repleta de referentes eróticos, femeninos y lésbicos. La surrealista oculta se publicará dentro de la Colección Aúrea, e incluirá toda su producción poética y ensayística. Junto con La condesa sangrienta suponen la primera edición completa en castellano de la obra de Penrose. Esta es su obra más conocida: cuenta la historia de Erzsébet Báthory, la condesa húngara que durante el siglo XVI torturó y asesinó a más de seiscientas doncellas en su obsesión por robarles la juventud. Báthory pasó a la historia como una de las mayores sádicas, famosa por sus baños de sangre, y Penrose recuperó su figura en esta exquisita novela.



pequeñas mujeres rojas

Marta Sanz_Anagrama


Siempre hay que celebrar las novelas de Marta Sanz, aun más cuando se trata de cerrar un trilogía. Con pequeñas mujeres rojas acaba la historia del detective Arturo Zarco, un prisma en el que unos textos se transparentan en otros. Sanz habla de los cuerpos que sufren y del cómo, en los tiempos de una ultraderecha, local y universal, que nunca llega a irse del todo. Aunque no lo pretenda, esta es una especie de novela negra, o al menos así podemos leerla, porque está llena de oscuridad, de misterio y de historias sin acabar. Marta Sanz, como solo ella sabe hacerlo, escribe una vez más como si se tratara de una herida abierta de la que nunca deja de brotar sangre. Su lenguaje es cruel, duro y obsceno porque ni siquiera trata de cerrar esa herida.



Casas vacías

Brenda Navarro_Sexto Piso


La escritora mexicana publica su primera novela con Sexto Piso, una historia que parte de la desaparición de Daniel, un niño autista de tres años, mientras juega en un parque bajo la mirada de su madre. Las dos voces principales son las de sus dos madres (la que ve desaparecer a su hijo y la que ocupa su lugar a la fuerza) acompañadas por otras tantas mujeres que tienen en común las violencias que las rodean: la madre del asesino, la madre de la hija asesinada, la madre a la que violaron o la madre muerta a manos de su pareja. Una novela sobre el dolor y las violencias desde el prisma de la maternidad, la deseada y la impuesta por la sociedad, los cuidados y la precariedad.



Devastación

Julia Gfrörer_Alpha Decay_Traducción: Montse Meneses


Una de las novedades de este 2020 es el lanzamiento del sello de cómic en Alpha Decay, editado por Alba G. Mora, y que arranca su andadura con Devastación, una historia apocalíptica que nos habla sobre el amor y la esperanza cuando llegue el fin del mundo. En medio de una epidemia de peste que ha arrasado con casi toda la población, Agnès sobrevive. Tras dejar el cadáver de su hermana en una fosa común conoce a Giles, con quien construirá una intimidad que les ayudará a sobrevivir en medio del desastre. Una referencia hasta ahora inédita en nuestro país, clave en la novela gráfica norteamericana más independiente, que reinventa el género del terror con un dibujo en blanco y negro y trazo rápido, casi desesperado. En un mundo (el nuestro) que agoniza, el género apocalíptico sigue resonando con fuerza.



Tu también puedes tener un cuerpo como el mío

Alexandra Kleeman_Gatopardo ediciones_Traducción: Inés Clavero e Irene Oliva Luque


De la mano de Gatopardo podemos disfrutar ahora de esta novela que se llevó varios premios internacionales en 2016. Aquí hay tres personajes: A B y C. No hace falta más que tres letras para llenar este relato distópico que nos resulta, a la vez, extrañamente familiar. Todo ocurre casi como podría ocurrir en nuestro mundo, solo que con un pequeño toque de perversión. A es una joven que vive en una anónima ciudad norteamericana con su compañera de piso, B, y su novio, C. A se alimenta casi exclusivamente de helado y naranjas, se pasa la vida hipnotizada ante el televisor y hace lo posible por amoldar su cuerpo a un canon de belleza que solo existe en los anuncios. B se esfuerza desesperadamente por parecerse lo más posible a A, copiando sus hábitos y apropiándose de sus cosas, mientras que A, insatisfecha a su vez, busca un sentido a su vida más allá de su dependencia sentimental de C. Lo que quiere Kleeman, en definitiva, es hacernos una advertencia para que no seamos ninguno de estos personajes, para que no nos sometamos a los aspectos más oscuros de esta sociedad consumista. El problema es que no lo conseguimos.