¿Qué significa para ti la palabra LIBERTAD?


Libertad es una palabra preciosa, me gusta. Para mí significa no tener miedo a nada, ni al rechazo, ni a herir, ni al dolor, ni a la muerte. Quizá algo imposible de alcanzar.

Ana, 61 años


La libertad es algo que todos ansiamos: queremos ser libres. Pero, ¿qué es ser libre? La libertad es algo peculiar, nos provoca sentimientos de felicidad y a la vez de miedo. Porque te da miles de opciones, te obliga a elegir. La libertad te obliga: parece una paradoja. Para mí, es mucho más: es hacerse cargo de esa elección y ser consecuente con ella.

Silvia, 25 años


La libertad es tener paz mental. Ser feliz sin que nadie te coma la cabeza. Poder desentenderte de todo durante un rato. La libertad es no mirar el móvil en un día y no sentir siquiera la necesidad de hacerlo.

Alicia, 24 años


Para mí la libertad sería (teniendo las necesidades básicas cubiertas y aseguradas) la capacidad de elegir conscientemente qué pensamos: es decir, escoger a qué ideas dedicamos nuestros pensamientos y nuestro tiempo.

Nuria, 34 años


Libre me sentí al ver a los presos del penal de Ocaña. Yo pasaba en bicicleta por una carretera cercana y ellos me saludaron sacando los brazos entre los barrotes. También me sentí libre cuando descubrí que era mejor hablar y después pensar, porque pensando mucho lo que iba a decir al final no decía nada.

Manuela, 64 años


La libertad es una sensación parecida a la ligereza. Sentirse libre, para mí, tiene que ver con la confianza, poder contar tus problemas a tus amigas y así viajar más ligera de equipaje. La libertad también es encontrar en ti misma la confianza necesaria para hacer aquello que más te guste y te motive.

Lucía, 27 años


Libertad es no coerción, más allá del debate filosófico de si los humanos somos libres o estamos predeterminados. Libertad es tiempo, amor, emociones y ganas. Libertad es ser y no dejar de ser, pero sobre todo compartirlo.

Anna, 26 años


Para mí la libertad es una fina línea, entre el ser respetuoso con los demás sin pisarlos y a la vez no ser juzgado, pudiendo hacer lo que te da la gana...

Elianne, 30 años


¿Y si la libertad es solo un efecto óptico?

Sandra, 25 años


La libertad se valora cuando no se ha tenido. Cuando te vas de casa de tus padres y decoras la tuya como te da la gana y comes lo que quieres, y sales y entras sin dar explicaciones a nadie.

Paz, 64 años