¿Qué significa para ti la palabra PLACER?



¿Alguna vez has necesitado mucho algo y llega de golpe, invadiéndolo todo? Eso es placer; desde un orgasmo hasta descubrir esa canción estupenda que se te pega al alma. No es el antídoto al dolor y la tristeza, pero satisface tanto...


Marina, 37 años


El concepto de placer me hace pensar en situaciones o cosas materiales que me hacen feliz: una reunión familiar, un encuentro con amigas, un viaje, leer un libro favorito, escuchar música, un simple acto de generosidad o un gesto de cariño... es tener la posibilidad de hacer lo que más me gusta y me apetece.


Irache, 15 años


Placer es cuando estás sola y no necesitas a nada ni a nadie. Cuando estás con alguien y te sientes como en casa. Cuando los silencios y las miradas son más cómodos que las palabras. Cuando vives el presente y es como lo esperabas.


Anna, 30 años


El placer es la exaltación del gozo. Los hay pequeños y grandes; yo me quedo con los pequeños, y, a veces, soy capaz de convertirlos en enormes. Según va pasando la vida, concedemos más valor a los cotidianos: una conversación telefónica, una comida, un encuentro, un deseo hecho realidad, una caricia... Placere. Gozar, disfrutar, gustar. Que los sinsabores se conviertan en placeres.


M. Carmen, 57 años


El placer es una vía de escape que no nos pertenece. En el momento en el que lo hacemos nuestro, se descompone para transformarse en rutina. Para que exista el placer, hay que dejar que esta se marche libremente y vuelva cuando su antesala, que es el deseo, quiera una recompensa.


Sandra, 26 años


Es todo aquello que pone una sonrisa en mi rostro: dulces, besos, abrazos tiernos, pelis cómicas, cenas con amigos, el maullido de mi gato, olor a tierra mojada, a sol y bizcocho. Pero la gracia, para que sea placer, es ser consciente de ello. Muchas veces nos ocurren ese tipo cosas sin darnos cuenta. Por otro lado estaría la búsqueda del placer, buscarlo con premeditación y encontrar el placer en esa búsqueda.


Cristina, 63 años


No es una sensación agradable sino la recreación consciente en esa sensación. No es que algo te gusta, sino la entrega a eso que te gusta. No me convence lo de “opuesto al dolor”; a veces son sensaciones que suceden al mismo tiempo, como con el ejercicio físico intenso o como al bañarte en agua muy fría.


Carmen, 30 años


Para mí, el grado máximo de placer se produce tras la conquista de un deseo: experimentar placer implica, inevitablemente, asumir que existe una brecha entre lo que se controla y lo que no. No obstante, tampoco podría sentirlo perdiendo totalmente el control. Intuyo que éste se da, pues, cuando se accede al deseo sin perderse por completo a una misma.


Lorena, 22 años


Placer es el disfrute de las pequeñas cosas cotidianas que me satisfacen, que son innumerables y sin las que no se puede vivir. Luego están los grandes placeres, como un súper viaje o montar en globo. Esto entraría en la categoría de los sueños, que son importantes, pero se puede vivir sin ellos.


Charo, 56 años


Creo que siempre asociamos placer con lo sexual y cómo no, pero para mí también tiene mucho que ver con el autocuidado y todas las cosas que hacen que me sienta más a gusto, que me ayudan a aprender a pasar tiempo conmigo misma y celebrarme.


Esther, 23 años