Seis recomendaciones para reivindicar más mujeres en el arte

Berta Gómez Santo Tomás / Anabel Alcázar Llamas

El 27 de septiembre nos despertamos con la noticia de que el Museo del Prado, tras meses de quejas y reclamaciones (y el impacto del #teambonheur en Twitter), había vuelto a exponer El Cid en sus salas. Esta obra de la pintora Rosa Bonheur llevaba almacenada desde 2017, y solo se sacó por una exposición temporal. Con esta, ya son cuatro mujeres las que gozan del privilegio de exponer en el Edificio Villanueva. Cuatro. Creemos que no hacen falta más razones para exponer la necesidad de reivindicar más mujeres en el arte: sacar a la luz las que fueron y apoyar a las que serán.


Historia de dos pintoras: Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana en el Museo del Prado

Exposición_Museo del Prado

A pesar de que su cuota femenina es ridícula, el Prado a veces lo intenta. Y sabe que, poco a poco, las mujeres deben empezar a ocupar el espacio que merecen en los museos. En 2016/2017 celebraron la primera exposición monográfica de una artista femenina, dedicada a Clara Peeters, y ahora le toca el turno a Sofonisba Anguissola y Lavinina Fontana. Ambas trabajaron en diferentes cortes (Anguissola en la del rey Felipe II y Fontana con el Papa Clemente VIII y Paulo V) y consiguieron en vida una fama y reconocimiento que se fue diluyendo en los años posteriores a su muerte. El 22 de octubre se inaugura esta exposición con un total de 60 obras, que explorará la relación entre estas dos mujeres que ya se reconocen como figuras fundamentales de la escena artística del siglo XVII.


Grandes mujeres artistas

Phaidon_VV.AA

La editorial Phaidon se propuso crear el recopilatorio más extenso de artistas femeninas, una guía con la que empezar a desempolvar todos esos nombres que se han quedado escondidos en los cajones. Para ello, y partiendo de una lista de más de 2000 artistas, se seleccionaron un total de 400: 400 mujeres que abarcan más de 500 años y 50 países, y constituyen una historia del arte completa en los márgenes. Desde Properzia de Rosi, nacida en Bolonia en 1490, hasta Tschabalala Self, nacida en Harlem en 1990. Este libro de gran formato está organizado de la A a la Z, lo que nos permite saltar entre diferentes épocas, creando conexiones y dejando que las obras dialoguen entre sí, e incluye una obra de cada una de las artistas y un texto de un especialista. ¿Una pega? Su precio.



Kate Millett Farm

Proyecto del colectivo Sister of Jam

En 1978, Kate Millett -autora feminista de Política sexual- fundó una colonia de arte para mujeres en Poughkeepsie, EE. UU, que permaneció en funcionamiento hasta el comienzo del S.XXI. Si había un objetivo en este lugar es que gracias a un entorno no mixto -nunca se aceptaron hombres- las mujeres podrían desarrollar su arte sin el estigma social. En 2010, Kate Millett invitó al colectivo interdisciplinar S.O.J. a quedarse con ella en 'The Farm'. A raíz de esta visita crearon una exposición que recoge fotos del lugar, y sobre todo la idea de una comunidad experimental dedicada tanto a la producción como a la discusión del arte hecho por mujeres. Como ellas mismas afirman: "The Farm nos intriga como colonia de artistas, comunidad feminista y como experimento social. Pero sobre todo por su acto de oposición". A pesar de la muerte de Millett hace dos años, esta exposición sigue ampliándose y recorriendo diferentes ciudades.

Visionarias

Josep M. Catalá_San Soleil Ediciones

Hildegarda de Bingen, Remedios Varo, Teresa de Ávila, Leonora Carrington y Grete Stern. Este ensayo recorre los universos de estas cinco mujeres: la mística, el arte y las visiones. ¿Están las visiones relacionadas con la psiquiatría -es decir, sufrían estas señoras de una enfermedad mental- o por el contrario proceden de una divinidad -la que sea- que las genera? Josep M. Catalá propone una tercera vía: la de analizar estas visiones desde el punto de vista de la creación artística, la inspiración y la mirada interior. Las visiones de Hildegarda de Bingen fueron la base de su creación literaria y musical, Remedios Varo creó todo un corpus estilístico a partir de sus sueños y su amiga Leonora Carrigton pasó seis meses encerrada en una institución psiquiátrica tras ser acusada de loca, antes de continuar su carrera artística en México. Un libro que reflexiona sobre nuestra capacidad de entender la condición humana y de paso nos vuelve a recordar a figuras tan espléndidas como la de la Sibila del Rin.


¡FEMINISMOS!

Exposición_CCCB de Barcelona

A través de la unión de dos exposiciones, La Vanguardia Feminista de los años 70. Obras de la VERBUND COLLECTION, Viena y Coreografías del género, nace este recorrido por el arte de dos generaciones de feminismos, el radical de los años setenta y el actual. En la primera parte se exponen obras de Cindy Sherman, Helena Almeida, Ana Mendieta, Judy Chicago, Gina Pane, Martha Rosler o Martha Wilson, artistas que deconstruyeron los condicionantes culturales y sociales represivos de la época, así como los mecanismos y automatismos de la opresión a las mujeres. En la segunda, con obras de Jesús Martínez Oliva, Julia Montilla, O.R.G.I.A, Daniela Ortiz, Linda Porn, María Ruido, se intenta recalcar la idea de que no existe un solo feminismo, ni un solo relato. Y en su conjunto, el proyecto ¡FEMINISMOS! quiere reivindicar la aportación capital de las luchas por la igualdad y la diversidad de los feminismos que han cambiado definitivamente nuestra manera de entender el mundo.


Guerrilla Girls

Grupo de artistas feministas

"Las Guerrilla Girls somos artistas y activistas feministas. En público llevamos máscaras de gorila, y utilizamos el humor y una imagen provocadora e irreverente para denunciar los prejuicios de género y de raza, y también la corrupción en la política, el arte, el cine y la cultura pop". Así se define este grupo de mujeres que nació como respuesta a la exposición International Survey of Painting and Sculpture presentada en 1984 en el MoMA de Nueva York, puesto que de los 169 artistas incluidos en la exposición, menos del 10% eran mujeres. Realizan acciones de todo tipo, especialmente carteles de fácil impresión que pueden ser pegados en las paredes de cualquier parte del mundo. Sus mensajes son claros y accesibles. Probablemente el más conocido fue el mítico Do women have to be naked to get into the Met. Museum?, con el que protestaron frente a la entrada del Metropolitan Museum de Nueva York.

*Y un pequeño extra: síguenos en Instagram para descubrir una pintora cada mes. Puedes encontrarlas a todas en nuestros stories destacados.